Es el método más habitual de radiodiagnóstico para la ayuda al diagnóstico médico. Estas radiografías se obtienen con rapidez y no son molestas para el paciente. Se utiliza, fundamentalmente, para visualizar el tórax, el abdomen y toda la serie ósea.